A A A

Hasta pronto Matías

La semana pasada, la Presencia Salesiana de Concepción vio partir a la casa del Padre a uno de sus hijos. Matías Ignacio Montoya Baeza, del 4º medio B, de la especialidad de Electricidad.

El último adiós de Matías se realizó el viernes 7 de abril a las 11:00 horas en el Colegio Salesiano.

La Eucaristía fue presidida por el Director de la Presencia Salesiana de Concepción, P. Carlo Lira. Y acompañada por alumnos de 1º a 4º medio, profesores, apoderados y la familia de Matías.

Al comenzar la homilía el P.Carlo dijo: “Hoy le damos el último adiós a un miembro de esta casa grande: Matías Montoya, un joven de tan solo 17 años, mayor de tres hermanos, hijo amado y, desde el martes, extrañado”.

Matías falleció el martes 4 de abril en un accidente de tránsito al término de su jornada escolar.

La esperanza puesta en Dios era el mensaje que P. Carlo les señalaba a la familia, amigos y compañeros que despidieron a Matías: “Son tantas cosas las que pasan por mi mente y mi corazón, tantos sentimientos encontrados de pena y rabia, de desconcierto y de fe, no sé bien qué hacer, ni qué decir, sólo sé que me confío al Señor”.

Sobre el funeral de Matías: “Nos ha hecho sentir que verdaderamente somos familia y que uno de nosotros nos fue arrebatado. Nos ha hecho reflexionar sobre la vida, sobre su sentido, y sobre cómo la aprovechamos; muchas veces la damos por descontada como si nos perteneciera y la muerte de Matías nos ha despertado violentamente de esa ilusión. La vida es un don, un regalo, que se nos ofrece día a día y que no siempre sabemos agradecer y disfrutar, vivir intensamente lo que nos toca enfrentar sacando de eso los aprendizajes necesarios para ser mejores personas” reflexionaba el Padre Director.

Sobre la respuesta de Dios, en la fe, en momentos difíciles y dolorosos el P. Carlo fue en enfático en recordar que en Jesús, la vida vence a la muerte: “hoy nuestra mirada ante el cuerpo y la tumba de Matías; yo a pesar del dolor que siento en mi alma que la Vida a vencido a la muerte y que el Amor, que está en el origen de toda vida, es el mismo que hoy nos hace llorar y esperar el reencuentro, por tanto hoy no te digo adiós sino hasta pronto Matías”.

Posterior a la Eucaristía el cuerpo de Matías fue llevado al Cementerio Parque del Sendero.