A A A

Campamento de la familia misionera

Del jueves 7 al domingo 10 de Diciembre, la obra misional pontificia, infancia y adolescencia misionera salesiana desarrolló su campamento nacional, en la hacienda Picarquín – San Francisco de Mostazal – junto a 3 representantes de la comunidad familia misionera del Colegio Salesiano de Concepción.

La delegación de la comunidad fue de 24 personas, 4 adultos y 20 niños de Infancia y adolescencia Misionera Salesiana. Estuvieron presentes con las presencias salesianas de Valdivia, San Ramón (Santiago) y Patrocinio San José (Santiago), con un total de 144 participantes del campamento.

La temática del campamento fue la importancia de la familia, la preparación de la visita del Papa Francisco y el ideario de vida misionero.

Una de las animadoras que participó del campamento, Constanza Vallejos comentó “El campamento sin duda fue una experiencia inolvidable y bastante llenadora, las actividades estaban muy “ad hoc” a todas las edades y preferencias, alimentando principalmente el trabajo en equipo, el liderazgo, la amistad y desempeñar nuestras habilidades en los talleres realizados con tanto cariño y entusiasmo, resaltando siempre el espíritu misionero”.

Sobre el encuentro y el compartir con miembros de otras presencia, Constanza argumenta “Fue una oportunidad para compartir con personas de otras ciudades, lo que nos regala muchos aprendizajes, desde la forma en que les enseñan a sus niños, hasta cómo se desempeñan ellos mismos y el ejemplo que les demuestran a los más pequeños. Sin duda nunca terminamos de aprender de los demás, y tampoco de enseñar con nuestros pequeños y buenos gestos.

Por último, Constanza concluye del campamento “Desde lo personal, el campamento en Picarquín fue una bella instancia para fortalecer lazos con mis amigos y pasar excelentes momentos con ellos, sin embargo, también pude hacer nuevas amistades con jóvenes y niños de otras comunidades, siempre esperando volvernos a ver.”

El trabajo de los animadores y coordinadores del movimiento misiones espera seguir motivando la animación misionera de los niños de la Comunidad Educativo Pastoral de Concepción, junto a la familia, que es un pilar fundamental de esta obra misional pontificia.