Delegación penquista acompañó al P. Darío Navarro en ordenación sacerdotal

A A A

Delegación penquista acompañó al P. Darío Navarro en ordenación sacerdotal

10882377Una importante delegación de nuestra Comunidad Educativa Pastoral viajó hasta Santiago para acompañar al actual P. Darío Navarro y a los recién ordenados diáconos, David Rivera y Marco Velásquez , a la Eucaristía de Ordenación Sacerdotal y Diaconal, celebrada el sábado 20 de diciembre en el Templo Parroquial San Juan Bosco, de La Cisterna, y presidida por el Cardenal Ricardo Ezzati y concelebrada por el Obispo Emérito, Tomás González; el Provincial de los Salesianos en Chile, P. Alberto Lorenzelli y una treintena de sacerdotes salesianos.
Luego de expresar al arzobispo Ricardo Ezzati, también salesiano, su propósito de desempeñar sus respectivos ministerios en obediencia al pastor y sus legítimos superiores, los ordenandos recibieron la imposición de manos del obispo, quien proclamó la oración que ordenó diáconos en tránsito a David y Marco Antonio y sacerdote a Darío. Posteriormente, fueron revestidos con la dalmática, en el caso de los diáconos, y la casulla, en el caso del nuevo presbítero. La liturgia siguió, entre otros importantes signos, con la unción con el crisma de las manos del padre Darío, consagrándolas para la celebración de la Eucaristía y la entrega de otros sacramentos. Terminados estos ritos, el cardenal Ezzati presentó a la asamblea a los recién ordenados y señaló que ellos son “una gran alegría para la Congregación Salesiana y para el Pueblo de Dios. Los felicitamos y acogemos con mucho cariño entre los miembros del presbiterado y del diaconado”, palabras que culminaron con un cálido y alegre aplauso de la asamblea.
Durante su homilía, antes de la ordenación, el cardenal Ezzati calificó este acontecimiento como un signo de esperanza. Afirmó que “en un clima de tantos signos que parecieran adversos, Jesús se hace presente hoy día con un don maravilloso, con una señal de esperanza cierta: él está siempre en medio de nosotros”. Agregó que esta ordenación es un signo de esperanza para la Congregación Salesiana y para el mundo de hoy, “satisfecho e individualista, que margina y crea desechos humanos toda vez que no reconoce la verdadera dignidad de la persona humana”.
Al término de la liturgia el nuevo presbítero, Darío Navarro, habló a nombre de los tres recién ordenados y, con dificultades para contener su emoción, dijo que “este es un día especial, porque Dios ha obrado en nosotros y nos ha llamado a ser servidores de su pueblo. Queremos compartir con ustedes esta gran alegría que estamos experimentando”. Agradeció a quienes los acompañaron en este proceso vocacional, a sus padres y familiares, a la Congregación Salesiana, a sus amigos. Añadió que “sabemos que estamos en tiempos difíciles, pero estamos convencidos de que esto no nos debe desanimar”, porque “debemos atrevernos a anunciar a Jesucristo”. 

{phocagallery view=category|categoryid=513|limitstart=0|limitcount=26|detail=5|displayname=0|displaydetail=0|imageshadow=shadow1|displayname=0}

Deja un comentario